Clases de música en la adolescencia

Los estudios que identifican mejoras asociadas a la experiencia musical para quienes comenzaron el entrenamiento temprano en la vida son frecuentes y conocidos. Sin embargo, un estudio enfocado a la formación musical que empieza en la adolescencia evidenció que este entrenamiento puede cambiar

el desarrollo del cerebro de los adolescentes.

 

El estudio realizado por los investigadores  Adam T. Tierney , Jennifer Krizman  y Nina Kraus fue realizado con dos grupos de estudiantes de secundaria, probándolos justo antes de entrar en la escuela (media 14,7 años) y de nuevo, durante su último año de escuela. 


Los resultados establecen que las clases de música de la escuela secundaria generan ganancias en la función cerebral y la conducta1 que, aunque pequeña, demuestran el potencial de enriquecimiento para poner en marcha el desarrollo neurológico de los adolescentes. Los adolescentes tenían habilidades de audición y lenguaje más agudas después de la formación musical.  

Conclusiones del estudio

“Si bien aprender a tocar música no entrena habilidades directamente relacionadas con la mayoría de las carreras, la música puede enseñar a "aprender a aprender"es decir influye en el desarrollo de las capacidades para mejorar la capacidad de adquirir conocimientos y talentos en el futuro”

"Nuestros resultados apoyan la idea de que el cerebro de los adolescentes sigue siendo receptivos a la formación, lo que subraya la importancia de enriquecimiento durante los años de adolescencia."


El estudio fue publicado en la revista  Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (Julio 2015).