Por qué sigo pagando por las clases de música