¿Qué esperar de la clase de musibebés?

El oído es el primer sentido que se desarrolla y es el primero que utilizamos para estimular al bebé, por ello a través de la música podemos ayudar al niño fortalecer su desarrollo cerebral y las distintas habilidades que favorecen sus procesos de aprendizaje sin pretender con ello hacer niños superdotados.


En una clase de musibebés de forma general, se trabaja con:


- El desarrollo de la voz: lenguaje y canto.

- El contacto con las fuentes sonoras: instrumentos.

- El reconocimiento y la representación en cuanto a la duración, intensidad,

altura, timbre, etc., del sonido.

- El desarrollo de la percepción auditiva y del pensamiento musical.

Los niños aprenden por imitación, la imitación ofrece a los niños la oportunidad de practicar y

llegar a dominar nuevas habilidades, por ello la clase de musibebés mantiene una estructura y una rutina constantes que le permitan al niño irse adaptando al espacio físico donde se encuentra, a sus compañeros de clase y al profesor y de acuerdo con su adaptación ir avanzando a procesos más complejos.


Otro factor importante en los procesos de estimulación de los niños, es tener conocimiento sobre cuáles son sus períodos de atención, que pueden oscilar entre los 10 y 15 minutos. Cambio de actividades para mantener la atención, sin embargo es normal que los bebes se distraigan, deseen realizar otra actividad durante la clase, ir a tocar los elementos que lo rodean e inclusivo llorar, todo esto hace parte de su proceso de desarrollo y es a

través de la constancia y el mantenimiento de una rutina que los bebes se van adaptando

al proceso y es allí donde la clase de música empieza ayudarles en su desarrollo.


Una de las principales habilidades de un niño en el preescolar es el seguir

instrucciones y mantener la atención, las clases de musibebés van plantando la

semilla de este proceso.

¿Si el niño está dormido puedo  llevarlo a la clase? Claro que sí, la escucha es una parte importante de la estimulación musical.

"La música es la más grande y genuina expresión del espíritu del ser humano, tan básica para su desarrollo y su existencia como lo es el lenguaje. A través de la música los niños adquieren mayor conciencia de sí mismos, del entorno y de los demás y aprenden una valiosa forma de canalizar y transformar sus emociones. Con la música pueden desarrollar de manera única su imaginación y su inabarcable creatividad y en definitiva vivir una vida más plena y dichosa." Marisa Pérez, Directora y fundadora de la Escuela de Música con Corazón.