Creamos Inteligencia Musical

 

 

 

 

“La Música es un instrumento más potente que cualquier otro para la educación”. 

 

Platón

 

El Dr. Howard Gardner habla sobre la existencia de ocho tipos de inteligencia que puede desarrollar el ser humano. Una de ellas, la inteligencia musical  la define como:

 

Las habilidades de los individuos para discernir el significado e importancia en conjuntos de tonos arreglados de manera rítmica y también para producir semejantes secuencias de tonos arregladas en forma métrica como un modo de comunicarse con otros individuos. Estas capacidades también se apoyan fuertemente en las habilidades auditivo orales”. [Estructuras de la Mente. Pág. 87]

 

El doctor Gardner es director del proyecto Zero en la universidad de Harvard. 

¿Pero es la inteligencia musical exclusiva de prodigios y virtuosos de la música como Mozart, Bach o Beethoven1 o es una habilidad innata en el ser humano que puede ser desarrollada?

 

 

En CREAMOS opinamos que todas las personas nacen con habilidades para la música y que pueden desarrollar su inteligencia musical. No con el único fin de ser músicos. La música también puede ser un medio para mejorar en otros aspectos personales.

 

Es probable que una persona con inteligencia musical se interese, y logre destacar, en el ámbito de la música. Pero el ámbito de la interpretación musical requiere inteligencias que van más allá de lo musical (por ejemplo, la inteligencia cinestésicocorporal), así como la inteligencia musical puede extenderse a ámbitos que trascienden la música en un sentido estricto (como a la danza o a la publicidad)”.  [Estructuras de la Mente pág. 9]


Desarrollar la inteligencia musical lleva consigo una serie de beneficios que numerosos estudios científicos han demostrado:

  • La música beneficia aspectos del ser humano como la comunicación, la coordinación, el pensamiento lógico, la motricidad, la memoria, la atención, la expresión corporal y la sociabilización.  
  • Interpretar un instrumento musical requiere que se realicen actividades como leer notas, mover las manos, mover los pies  y seguir una secuencia ordena para al final escuchar lo que se está interpretando.  Este conjunto de actividades hace que en el cerebro se pongan en funcionamiento las partes posterior, anterior, izquierda y derecha, es decir, no sólo se activa la corteza auditiva, sino también otras regiones especializadas que ponen a funcionar casi todas nuestras capacidades cognitivas.

¿Y cómo se desarrolla la inteligencia musical?

Principalmente por medio del contacto con la música. En Creamos desarrollamos un proceso de enseñanza-aprendizaje en el que buscamos que nuestros estudiantes asistan a clases que vayan más allá de cantar o interpretar instrumentos. Buscamos que se reconozcan como el principal instrumento musical y así disfruten la música desde su interior, que la interpretación sea una forma de expresar sus emociones. 

 

Para Iñigo Pirfano, la música va más allá de ser un lenguaje universal, es una vía de conocimientos y sus beneficios no están solo en estudiar música2, también en recordarla.  Dice el maestro Pirfano que los beneficios de la música son innumerables, nos hace mejores personas, más inteligentes y más cercanos con los demás seres humanos. El maestro Pirfano es filósofo, director de Orquesta y autor del libro Inteligencia Musical. 

Desde nuestra escuela trabajamos día a día para que todos nuestros estudiantes sientan como la música los hace cada día mejores personas.  Los invitamos para que desde sus hogares nos acompañen en el proceso de formación y realicen con sus hijos actividades como:

  • Escuchar música de diferentes géneros.
  • Permitirles interactuar con juguetes olvidados como un pequeño tambor o una marimba.
  • Cantar y bailar con ellos.
  • Y tal vez lo más importante tomarse unos minutos del día para escucharlos interpretar lo que han aprendido en sus clases y así motivarlos a practicar para que mejoren día a día. 

Escribir comentario

Comentarios: 0